Florencia y alrededores

El Hotel Tornabuoni Beacci se asoma a la espléndida Via de’ Tornabuoni, una de las calles más famosas del mundo para ir de tiendas . Además, en pocos minutos andando se puede llegar a las principales atracciones del centro histórico de Florencia: Plaza del Duomo, la Catedral de Santa Maria del Fiore con la ,majestuosa Cúpula de Brunelleschi, el Campanil de Giotto y el Baptisterio con la célebre Puerta del Paraíso de Ghiberti.

Siguiendo a lo largo de via de’ Calzaiuoli se llega a Plaza de la Señoría con el Palacio Viejo, el corazón administrativo de Florencia, la fuente de Neptuno, las bóvedas góticas de la logia de la Señoría y la Galería Uffizi, uno de los museos más importantes en el mundo con obras de arte de todos los tiempos. De allí se llega a pocos pasos a Lungarno y al romántico Puente Viejo con sus famosos talleres de orfebrería.

Más allá del Puente viejo, siguiendo a lo largo de via de’ Guicciardini, se llega a otro de los palacios más famosos de Florencia: Palacio Pitti. Proyectado por Brunelleschi, en pasado sede de los Granduchi de Toscana, de Lorena y de la Corte Sabauda, acoge hoy la Galería Palatina, la Galería de Arte Moderno, el Museo de los Argenti y la Galería del Vestido.

Florencia tiene mucho que ofrecer además de los famosos itinerarios históricos del centro ciudadano. A 10 km de Florencia se encuentra Fiesole, espléndida ciudad en posición panorámica de gran valor histórico, cuna del Renacimiento y con testimonios etruscos y romanos.

Entre Florencia y Sesto Fiorentino (a 15km de Florencia) se encuentran las espléndidas Villas Mediceas, antiguos complejos rurales que pertenecen a la familia de los Médicis, como Villa La Petraia y Villa di Castello, con los amplios jardines a la italiana. A poca distancia de Florencia se encuentra también Bagni a Ripoli (10 km), con las termas y los vestigios de villas romanas, Settignano (10 km), en cuyos alrededores se encuentran castillos y villas medievales, Badia a Passignano (30 km), donde entre las viñas y el campo se encuentra la preciosa Abadía de San Michele Arcangelo, Impruneta (18 km), patria de la terracota, la misma con la que Brunelleschi construyó la cúpula de Santa Maria del Fiore.

Siempre con cómodas excursiones durante el día desde Florencia se puede llegar a San Gimignano (55 km), burdo encerrado por espléndidas murallas del siglo XIII, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde el 1990, Vinci (45 km), el burgo entre colinas, olivos y cepas donde nació y pasó su infancia Leonardo y la zona del Chianti, zona de producción vinícola entre las más importantes en el mundo, con sus pintorescos burgos.